Accidentes (heridas cortantes, excoriaciones)

  1. Realice una limpieza minuciosa de la piel herida para eliminar cualquier impureza mecánica que pudiera consecuentemente irritar y perjudicar aún más la herida.

  2. Si lo desea puede desinfectar la herida (por ejemplo con peróxido de hidrógeno).

  3. Abra el tubo pinchándolo con el tapón giratorio.

  4. Aplique sobre la herida una capa fina de 1-2 mm de HemaGel. El gel se adhiere y gradualmente absorbe las secreciones y otros líquidos de la herida.

  5. Cubra la herida con una gasa de parafina (por ejemplo Atrauman) en caso de necesidad, por ejemplo con excoriaciones de mayor tamaño por caídas de la bicicleta o patinando, y a continuación fíjela con una gasa cuadrada o un vendaje y tirita. Si fuera posible cubra las heridas pequeñas tras aplicar el gel con una tirita provista de almohadilla. Antes de adherirla unte con HemaGel también la almohadilla de la tirita para que no absorba el HemaGel de la herida.

  6. En las heridas pequeñas, como por ejemplo en la cara o en lugares donde no existe el riesgo de eliminar el HemaGel por roces, aplique HemaGel tras limpiar la herida y deje la herida descubierta.

  7. Realice un nuevo vendaje en función del estado de la piel herida, pero sin sobrepasar las 24 horas.

Cuando se trate de heridas más extensas, consulte a un médico.

Envase recomendado: HemaGel 5gHemaGel KIDS