Fisuras anales y hemorroides

Para este tipo de heridas recomendamos utilizar supositorios HemaGel PROCTO.

  1. Los supositorios se introducen en el recto, a ser posible después de la deposición y tras el lavado, con el extremo redondo hacia el recto.

  2. Separe el envoltorio del supositorio por el lugar perforado, estire ligeramente rompiendo el envoltorio y sacando el supositorio.

  3. Inclínese ligeramente e introduzca el supositorio por el extremo redondo lo más profundo posible en el recto.

  4. Siempre y cuando un médico no lo establezca de otra forma, deberá administrarse un supositorio al día, idealmente por la noche.

Si se hubiera producido una lesión de la mucosa y en la zona alrededor del recto, puede aplicar una ligera capa de gel también en la parte exterior.

En el caso de las hemorroides, HemaGel PROCTO no cura la causa, pero atenúa de forma rápida y exitosa el dolor y detiene el sangrado.

Cuando se trate de hemorroides recomendamos a los pacientes que las sufren pero que no se encuentran en un estadio indicado para la cirugía, el producto HemaGel PROCTO.

Por el contrario, para los pacientes tras una operación de hemorroides recomendamos su uso para acabar de curar la herida.

Envase recomendado: HemaGel PROCTO