Historia

El trabajo de investigación que condujo a la creación del producto sanitario comercializado en la actualidad con el nombre HemaGel se inició en la primera mitad de los años 90 del siglo XX. Las investigaciones iniciadas entonces, sin embargo, no hubieran sido posibles sin los resultados previamente obtenidos por el Instituto de química macromolecular. HemaGel debe, por tanto, su existencia también al descubrimiento de la preparación de polímeros hidrófilos basados en poli(2- hidroxietil metacrilato). El descubrimiento del profesor Wichterle y de su equipo, que en los años sesenta posibilitó el inicio de la producción de lentes de contacto blandas constituyó también la base sobre la que se sustenta HemaGel.

El equipo de investigación logró un punto de inflexión considerable en la mitad de los años 90, cuando consiguieron materializar la idea del profesor Jiří Labský consistente en la integración de aminos estéricamente impedidos, es decir colectores de radicales libres bien tolerados por el organismo capaces de realizar la captación en algunos polímeros.


La utilización de una matriz polímera posee varias ventajas. Está formada por grandes macromoléculas unidas reticularmente entre sí. Esto impide la penetración en el cuerpo de estas moléculas a través de la piel, de manera que permanecen continuamente en la superficie de la herida. Permiten de esta forma que la sustancia activa actúe sistemáticamente.

En 1997 el proyecto obtuvo una patente checa, si bien el camino hasta la comercialización pública del producto no acabó aquí ni mucho menos. La conversión de los resultados obtenidos en laboratorio a un formato funcional que pudiera fabricarse en grandes cantidades fue algo muy complejo. El equipo de trabajo debió resolver numerosas cuestiones relacionadas con la optimización de la composición. Toda la serie de problemas y retos que había que superar derivaron en la necesidad de encontrar el equilibrio entre la efectividad del producto y un precio que permitiera su producción industrial.

El titular de la patente es el Instituto de química macromolecular de la Academia de las Ciencias de la República Checa, que proporciona el derecho de producción del producto a la sociedad VH Pharma, a.s.

Autoři patentu

Ing. Jiří Labský, CSc.

* 1936

es autor de más de 100 publicaciones en revistas internacionales y 55 patentes. En 2002 obtuvo junto con el MUDr. Karel Smetana, DrSc., el prestigioso galardón Mente checa... leer más

Ing. Jiří Vacík, CSc.

* 1938

trabajó en los años 90 como jefe del departamento de hidrogeles para la práctica médica y técnica del Instituto de química macromolecular de la Academia de las Ciencias de la República Checa y dirigió un equipo dedicado al desarrollo de HemaGel... leer más

MUDr. Pavel Hošek

* 1948

trabajó como médico de cabecera. Durante la investigación participó, principalmente, en el ensayo práctico del gel.

Instituto macromolecular

El preparado para ayudar a curar enfermedades infecciosas que hoy conocemos con el nombre comercial de HemaGel fue desarrollado en el Instituto de química macromolecular de la Academia de las Ciencias de la República Checa. Este centro científico de alto nivel lleva ya medio siglo dedicándose a la ciencia y a la investigación, originándose en su seno uno de los inventos checos más famosos de todos los tiempos, las lentes de contacto.

La historia del Instituto de química macromolecular empezó a escribirse en los años cincuenta del siglo XX. El éxito del simposio científico sobre macromoléculas celebrado en Praga en 1957 fue el impulso para la aparición de un departamento especializado dedicado a esta rama científica de rápido desarrollo. El Instituto fue fundado en 1959 y formaba parte de la Academia de las Ciencias. Su primer director fue el profesor Otto Wichterle, cuyo nombre ha quedado unido para siempre al descubrimiento y a la consiguiente producción de lentes blandas de contacto e intraoculares.

Bajo la dirección del profesor Wichterle, el Instituto se orientó ya desde sus inicios a la química y física poliméricas, haciendo especial hincapié en mantener el equilibrio entre la investigación teórica y la aplicación práctica de los resultados obtenidos. La celebración del Simposio Internacional sobre macromoléculas de la IUPAC excepcionalmente en tres ocasiones (en los años 1957, 1965 y 1992) en Praga es una confirmación del excepcional crédito científico conseguido por el Instituto de química macromolecular de esta ciudad.

La intensa actividad científica e investigadora continúa en nuestros días y desde el 1 de enero de 2007 el departamento tiene forma jurídica de institución científica pública. En los últimos años el Instituto se centra en tres áreas principales: la investigación de sistemas biomacromoleculares, el análisis de la dinámica y la autoorganización de las estructuras poliméricas moleculares y supramoleculares, la caracterización y el uso de nuevos polímeros con una estructura y propiedades controladas. El Instituto pone un énfasis especial en la actividad docente, ofreciendo en colaboración con las universidades un programa de doctorado en ciencias polímeras.

Mecanismo del efecto de HemaGel